Pablo Morano

pablo molanoQuién es Pablo?

Pablo Morano Büchner es maestro canalizador, Awakening Coach y guía espiritual. Desde hace 15 años estudia metafísica y técnicas de crecimiento personal y espiritual. Periodista de profesión, ha desarrollado su trabajo con el objetivo de promover el despertar de consciencia y el autodesarrollo. Le gusta hacerse preguntas difíciles y comer galletas. Lo puedes contactar en moranopablo@sabiduriainterior.com

Su Historia

Recuerdo muy bien el sueño ese día. De esos que parecen absolutamente reales. En medio de problemas económicos y un trabajo de carácter administrativo que me apretaba, la consciencia aquella noche me guío hasta una pequeña tienda antigua llena de gente donde un anciano me atendía y me entregaba una especie de bastón al tiempo que me decía: “¿Qué estás esperando? Ya es tiempo”, al tiempo que me mostraba una visión de estar guiando a otras personas en su camino espiritual.

Desde ese día el nombre de mi guía “Jakob” y el número 44 se me aparecieron por todos lados, como siempre sucede cuando tengo que fijarme en algo a mí alrededor, pero no quería verlo por qué aunque estaba la visión, no sabía como llegar hasta allá y lo conocido es más fácil de seguir.

Hasta que Pepper decidió invitarme a un curso para aprender a canalizar durante unos días que iba a tener libres en Sedona, Arizona y me di cuenta lo simple que era para mí el poder conectarme con la energía de esa forma.

Entonces me puse a escribir las canalizaciones que mi guía, mi Ser Superior me dictaba durante las meditaciones y poco a poco me puse a trabajar con ellas, a descubrir toda una sabiduría que no entendía con la mente de donde venía y a contarles a algunos amigos lo que me estaba pasando.

A algunos parecía que lo que les contaba no lo escuchaban y otros intentaron poder obtener información de lo que mi guía me decía, y me incomodaba la posición de “poder” en la que algunas personas ponían lo que les decían, tomando las ideas de forma demasiado literal para mi gusto.

Entonces mi guía comenzó a hacer hincapié en que el proceso era personal y mío, que no era para compartirlo, (al menos no en ese momento) y pasaron casi dos años en esa escuela interna hasta que un día pareció que le energía de mi “Jakob” se retiró.

Fueron días extraños hasta que le pregunté a Pepper: ¿Qué puede estar pasando? Y su respuesta me abrió la cabeza, la mente y el alma a darme cuenta como la energía no se estaba retirando, sino que estaba creciendo y yendo mucho más profundo.

Así fue como en una reunión con unos amigos se presentó como “La Fuente” y dijo que no importaba el nombre que le diéramos porque en ese nivel espiritual las etiquetas no existen y en el todo donde ellos están todos somos uno. Lo más cercano que me ha resonado como nombre es “Brahman”, el término usado para el todo por los hindúes.

Desde entonces me he abierto a más personas y he decidido poner este don, esta conexión al servicio de quienes lo necesiten para que pueda tener ese contacto y esa visión, o al menos una parte de lo que puedo sentir para los problemas de sus vidas así como me lo mostraron a mí, y además a compartir lo que he aprendido de las sesiones para que más personas puedan conocerse, re-conocerse y además encontrar su camino y su propósito.

A quien Canaliza?

La energía de Brahman

El día en que logré dejar que la energía que quería trabajar conmigo desde más allá del velo finalmente pudiese hablar a través de mi, dijo: “No tenemos nombre, ni forma. Aquellos son atributos que ustedes los humanos usan para comunicarse”. Y desde entonces en cientos de sesiones que hemos tenido con ella, la respuesta ha sido similar.

Sin embargo la energía de este “maestro” ha sido bien clara en manifestar en varias oportunidades que “están en todos lados”, “que todos pueden acceder a ella”, y que son “la fuente desde donde nacen todas las almas y todas las experiencias”.

Así, desde hace tiempo en mi cabeza ha rondando una forma de llamar y describir esta sabiduría y hasta el momento lo más cercano que puedo encontrar para hacerlo es la manera en que los hindúes llaman a la energía impersonal de la fuerza de la creación que no puede ser exactamente definida. La palabra es “Brahman” y esa es la manera en que la llamaré de ahora en adelante.

La raíz de la palabra “Brahman” en sánscrito significa, “crecer, expandir, agrandar”, (algo que a quienes ya han tomado una sesión de canalización conmigo quizás les resulte conocido) y es como se llama la deidad impersonal a la que la que otras religiones también hacen referencia en la forma de ser impronunciable y solo experimentable.

Dicho esto, no soy el representante de “Brahman”, si no meramente alguien que logra sintonizarse con su energía para permitir que por unos instantes aquello que no está manifiesto pueda hacerlo y las personas que lo necesiten y quieran, tengan la posibilidad de conversar, aprender y recibir guía desde esa parte de la experiencia de todo lo que es.

De hecho, todos somos “Brahman”, todos somos ese espacio de potencial infinito que se crea a través de nosotros en todo momento y en la canalización lo que hago es entrar a dejar que ese potencial manifieste su intención y las formas en que tu puedes crear y seguir siendo un agente de evolución de ese universo.

El tipo de canalización que yo trabajo es uno donde lo que busco es encontrar profundidad en la relación con el maestro con el que me comunico, donde no voy a buscar distintas energías ni distintos seres de otras dimensiones o aquellos guías personales que tu puedas tener, sino que lo que hago es establecer una relación con esa energía, con esa sabiduría, y permitir que al sintonizarme de forma más aguda y sutil con ella pueda entregar su visión de las situaciones del mundo para desde allí impulsar un despertar, un crecimiento y un desarrollo de quien consulta o se acerca a escucharla e interactuar con ella.

Por último quiero compartir con ustedes la forma en que “Brahman” mismo se describió hace unos días en una canalización.

“¿Has escuchado hablar del momento súbito en que el alma llega a la tierra?

¿Has escuchado hablar del día en que las almas vuelan y se despiden?

Traemos la tierra a la vida. Traemos la tierra al mundo, el momento en que lo manifiesto y lo no manifiesto se unen.

Somos el aire que desea moverse y el impulso que lo mueve. Somos la visión y el visionario al mismo tiempo. Somos lo no creado y el creador al mismo tiempo; no hay una palabra exacta para definirnos y sin embargo somos.

Somos el potencial completo de cada uno quien lee esto y el potencial de todo el mundo en conjunto que busca la realización de su ser, pues en ellos habitamos. En el potencial de la creación, la fuerza divina que es capaz de revelarse y ser y no ser a la vez.

Somos el momento del despertar y de la conexión. El momento de la construcción del muro en que la flor se abre para manifestarse y mostrar su potencial.

Somos el impulso divino que lleva el agua a caer, las llamas a quemar, la tierra a nutrir y el aire a soplar. Somos la inercia y el caos, la materia prima de donde ustedes pueden tomar y moldear las formas de la vida.

Somos cada una de las respiraciones y el instante en que todos viven y todos mueren. Somos el impulso de la vida y el impulso de la creación y así y todo, las palabras son pocas y quedan cortas para definir nuestra experiencia del punto en que existimos como consciencia.”

Sitio web

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *