Martha Barreto

¿QUÉ ES EL REIKI?

Reiki es una técnica práctica y eficaz para sanar enfermedades, eliminar el estrés, relajarte y sentirte feliz mediante la canalización de “energía universal” la cual es una energía que nos rodea y a la que cualquier persona puede tener acceso durante una terapia, o mediante la auto terapia en caso de haber sido iniciado al Reiki.

 

Reiki es parte de la gama de terapias energéticas, como la acupuntura, el Shiatsu y la medicina Ayurvédica. Su propósito es liberar la energía bloqueada del cuerpo humano para conseguir el equilibrio físico, mental, emocional y espiritual. En una terapia de Reiki al canalizar la energía hacia el paciente, este realmente siente esa sensación de amor y paz que ocurre cuando se liberan los bloqueos energéticos y este aspecto lo diferencia de las otras técnicas mencionadas anteriormente.

 

Reiki no tiene ningún tipo de afinidad religiosa. No tiene una estructura formal, ni jerarquías, ni creencias obligatorias. Es una mezcla entre una técnica práctica y eficaz para sanar y un modo de vivir y ver la vida. De hecho, muchas personas que practican Reiki sienten que refuerza el lazo con sus creencias particulares, se sienten “más cerca” de su Dios particular.

 

Puedes usar Reiki como un método terapéutico para sanar dolencias o como parte de tu crecimiento personal y espiritual, ya que con su uso habitual te ayuda a “descubrir quién eres”. Te acompaña a encontrar tu camino, lograr la paz y el equilibrio, a tener menos stress y ansiedad. También aprendes a manejar tu energía, lo que conlleva a sentirte mejor y ser feliz.

 

Captura de pantalla 2014-02-22 a la(s) 8.06.36La razón por la que Reiki es reconocido como Tratamiento Complementario en la medicina tradicional por la Organización Mundial de la Salud, la Seguridad Social Británica y el Instituto de la Salud de los EE.UU. es la facilidad con la que se puede integrar con tratamientos convencionales. En el caso concreto del estrés, sesiones de Reiki en combinación con terapias convencionales actúan como “catalizador”, acelerando el curso de la terapia, y sanando las emociones que pueden surgir como consecuencia del proceso terapéutico.

 

Aunque solemos achacar el estrés a factores externos como nuestra vida laboral, problemas afectivos, enfermedades crónicas etc. realmente lo que causa estrés no son los problemas, si no nuestra manera de verlos. Este entendimiento es la clave para el auto cuidado.

Reiki tiene efectos maravillosos para eliminar el estrés, puesto que es un sistema práctico y eficaz para tratar tanto los síntomas como las causas.

 

Reiki actúa contra el estrés en tres formas concretas:

  • Sana los síntomas del estrés a corto plazo, aportando una sensación de paz y tranquilidad durante y después de cada sesión. Alivia las sensaciones de ansiedad, agresión y depresión que acompañan al estrés. Nos llena de energía físicamente, fortaleciéndonos para poder afrontar situaciones estresantes y ayuda a disipar dolores de cabeza, tensiones musculares, mareos etc. que suelen ser manifestaciones físicas del estrés.
  • Reiki cambia nuestra forma de ver las situaciones. A mediano plazo, empezamos a ver la causa de nuestro estrés desde otro punto de vista, no como protagonistas, sino como observadores. Al distanciarnos del problema, dejamos de generar estrés, visto que lo consideramos como algo separado de nosotros. Este cambio suele ser permanente y duradero, afectando nuestro día a día de modo completo. Cuando se trata de un estrés post traumático, por ejemplo debido a abusos sexuales en la infancia, Reiki ayuda a aceptar lo que ocurrió y liberar los sentimientos “atrapados” por el trauma.
  • A largo plazo, nuestras vidas pueden experimentar los cambios necesarios para que desaparezca o cambie la situación que era, en un principio, el origen de nuestra actitud que creaba ese estrés interno.

Una sesión de Reiki

La mayoría de sesiones se dan con el paciente acostado, escuchando música relajante. El practicante posa suavemente sus manos sobre el cuerpo de la persona, en diferentes zonas del cuerpo para lograr el equilibrio de los campos energéticos empezando por la cabeza y terminando por los pies. Algunos pueden sentir el flujo de la energía y sentir movimientos involuntarios en brazos y piernas. Muchas personas se relajan tanto que quedan profundamente dormidos. Con el paso del tiempo, esa sensación de paz y tranquilidad después de la sesión dura más y más, pudiéndose convertir en el estado de ánimo permanente de la persona.

Las siguientes imágenes demuestran el campo bio-magnético de una mujer antes y después de un tratamiento de Reiki. Se producen cambios a nivel físico, mental y espiritual, a continuación una imagen de cómo se ve el campo bio-energético de un paciente antes y después del tratamiento.

 Captura de pantalla 2014-02-22 a la(s) 8.06.52

 

El Reiki no es solo una técnica de sanación, también es un estilo de vida, incorpora el Reiki y sus  principios en tu día a día y podrás tener una mejor relación contigo mismo, a nivel físico, mental y espiritual y mejoraras tus relaciones con los demás quienes responderán a tu nueva vibración.

 

Vive la energía sanadora y descubre día a día el poder que hay dentro de ti.

 

Martha Rocío Barreto – Reiki Master

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *