La Sonoterapia y sus beneficios

La posibilidad de poder sanar y encontrar la cura con la medicina alternativa y/o complementaria se ha vuelto una realidad cada vez más latente en la actual sociedad. Cada ser viviente ha considerado la posibilidad de buscar la sanación en otro lugar y de otra manera. Por eso, la Sonoterapia se ha ganado un puesto importante dentro de la humanidad occidental, que ha ido de a poco, incluyendo en su vida rituales y terapias provenientes del Oriente.

 

Una de estas opciones que posee más adeptos con el correr del tiempo es la Sonoterapia o Terapia del Sonido, que basa su ejecución en el principio de la resonancia.

 

¿Cómo funciona?

Esta medicina vibracional, tiene una base científica que expone que todo lo que existe se encuentra en una constante vibración en una frecuencia definida, desde lo más microscópico hasta lo más inmenso, que incluye átomos, células, seres, planetas y el universo completo, que se encuentran vibrando constantemente.

 

De esta manera, bajo el principio de la resonancia y según lo que exponen los científicos, la terapia del sonido es la que se dedica a, mediante el sonido, transmutar y transformar las frecuencias que se manifiestan en nuestro ser en forma densa, que perjudica el equilibrio de nuestro sistema, como también potenciar y aumentar las energías sutiles que nos aportan equilibrio. Cada órgano y célula de nuestro organismo vibra a una determinada frecuencia, por lo tanto, somos seres sonoros y la Sonoterapia, utiliza el sonido para equilibrar aquella frecuencia que no están en armonía en nuestro sistema.

 

Para lograrlo, utiliza instrumentos sonoros que emiten una vibración y sonido determinado, que es recibido por los diferentes canales del receptor, y así, el organismo comienza a vibrar según las ondas sonoras que comienza a recibir de un cuenco tibetano, de cuarzo o la herramienta que elija el terapeuta al momento de la intervención.

 

Sus beneficios

La Sonoterapia puede ser aplicada con cuencos, campanas, diapasones, gong, etc, que emite un sonido potente que hace trabajar al organismo. En el caso de los cuencos tibetanos, éstos generan, entre otras cosas, relajación profunda, lo que induce a los sistemas corporales (en todas sus dimensiones) a la auto reparación y al equilibrio.

 

Las personas que se someten a esta sanación por medio del sonido, buscan tratar el estrés, la ansiedad, dolores de cabeza, depresión, angustia, dolores musculares, estados de ánimo, insomnio, hiperactividad, falta de concentración y todo lo relacionado a nivel emocional, mental, espiritual y físico.

 

Fuente: http://blog.cuencosdecuarzo.cl/la-sonoterapia-y-sus-beneficios/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *